"En primer lugar, si estás enamorado -que es algo bueno- es lo mejor que le puede pasar a cualquiera. No permitas que nadie haga de eso algo nimio o irrelevante. En segundo lugar, hay varias clases de amor. Uno de ellos es egoísta, mezquino, codicioso y utiliza el amor para darse importancia a uno mismo. Este es el tipo de amor feo y paralizante. El otro es un derroche de todo lo bueno que hay en ti -de bondad y consideración y respeto-, no el respeto de las costumbres sociales, sino el mayor respeto, que es el reconocimiento del otro como persona única y valiosa. El primer tipo puede enfermarte, empequeñecerte y debilitarte, pero el segundo puede liberar en ti la fuerza, coraje, bondad y la sabiduría que no sabías que tenías." Carta de John Steinbeck a su hijo.